top of page

GAMBAS Y ENSALADA DE LECHUGA

Actualizado: 19 dic 2021


INGREDIENTES Y CANTIDADES:

  • 3/4 de Taza de Gambas cocidas

  • 2 tazas de Ensalada de Lechuga fresca

  • 2 cda. de Maiz dulce

  • Para el aderezo 1/2 Yogur Griego

  • Para el aderezo 1 cda. c/u de Mostaza, de limón y de Perejil picadito

Energía: 425 kcal

RECETA:

1. Saltea las gambas peladas en una sartén 2 cucharaditas de AOVE. Puedes espolvorear un poco de ajo molido y perejil picado a gusto.

2. Ubicar el yogur griego cremoso no azucarado y retirar todo el exceso de líquido o suero que pueda tener y le añadimos dos o tres cucharadas de zumo de limón, una cucharada de aceite de oliva y mostaza, un poco de sal, un poco de pimienta molida y 1 cucharada de perejil picadito a gusto. Lo removemos todo bien con una varilla hasta que liguen todos los ingredientes y ya tenemos nuestro aderezo de yogur.

3. Reservamos la salsa de yogur en la nevera y mientras tanto vamos a ir lavando y secando bien las lechugas que colocaremos en el fondo del bol o ensaladera (abajo las instrucciones para lavar bien tus lechugas)

4. Sobre la lechuga añadiremos 2 cucharaditas de maíz dulce y las gambas cocidas y frías.

5. Podremos prepararlo con antelación, guardarlo en la nevera tapado con papel film y al momento de servirlo en la mesa le añadiremos la salsa de yogur por encima.



LAVADO DE LA LECHUGA

1. La lechuga se limpia justo antes de consumirla. Nunca laves este vegetal para almacenarlo, pues el exceso de humedad acelera su deterioro.

2. Limpia meticulosamente la superficie de trabajo y los utensilios que emplearás. Por ejemplo, cuchillo, tabla, colador, la mesa, etc. Además, ten una tabla para cada cosa: una para vegetales, otra para carnes y una para pescado. Con todas estas medidas, evitas la contaminación cruzada.

3. Deshoja la lechuga, lava y desinfecta. Saca las hojas con mucho cuidado para evitar romperlas o maltratarlas. Sumérgelas en agua con algún antiséptico natural, como limón o vinagre, como explicaremos a continuación.

4. El tiempo de remojo no debe sobrepasar los 15-20 minutos. Pasado ese tiempo, frota las hojas de lechuga con las manos, una a una, muy suavemente para no maltratarlas. Hazlo hasta que no sientas rastros de tierra o cualquier suciedad.

5. Enjuágalas debajo del agua del grifo. Una vez, desinfectadas las hojas de lechuga, enjuágalas muy bien, dejando correr suficiente agua sobre ellas.

6. Elimina las hojas oscuras o marchitas.

7. Seca las hojas de lechuga muy bien antes de servir. Pásalas por un colador o sécalas con papel de cocina. Después, puedes aliñarlas y servirlas como prefieras.



PERSONALÍZALO

Introduce los alimentos de esta receta y cambia sus cantidades para personalizar






13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page